20 julio 2012

Crónica del último fin de semana del año- parte tres

(Café, corrupción e ineficiencia)
02:35am: Motro, junto con su mejor amigo y otros dos más, salen del cine y se dirigen al apartamento en Santurce. Su mejor amigo iba a recoger unas cosas, quizás meterse en algún After-Hours.
02:57am:
“Cooorreee cabrrooooooooon”
Se escucha un escándalo cabrón en el edificio santurcino. Motro se levanta de su medio sueño, ve la puerta abierta, y sale corriendo hacia la calle, a ver lo sucedido.
03:00am: Se hace la llamada al 911: Alguien rompió el cristal de trasero del Scion xB, llevándose una Sony Vaio, un Nintendo DS y un Apple iPod Photo.
Alguien cree en coincidencias.
Aparentemente el chamaco se fue corriendo y se metiópor una de las calles que llegan a la Plazita de Santurce. “Que a mí no me vengan a decir que no fueron las cabronas esas”-pensó Motro.
03:28am: Llega la misma patrulla que la primera vez, con los mismos oficiales. Saludan como si fueran viejos amigos con una cara de “¿Qué pasó ahora?”. Se le cuenta todo, y proceden a hacer una querella. Al rato, llega otra patrulla, de la cual baja un oficial bien motivau y pregunta “El muchacho, era (así) y (así)”. Se le contesta que sí, a lo cual responde el oficial: “Ah, lo vimos hace como media hora, dale, ¡vamos a buscarlo!”
Motro y compañía se emocionan, sonríen y ven como el oficial regresa a su patrulla....
...y saca una bolsa, con café, para los demás compañeros. Se preguntaron todos, dónde habrán dejado las donas azucaradas para acompañar dicha bebida.
“Viva la policía de Puerto Rico”- comentó en voz alta y sin miedo Motro.
Luego de que los oficiales se tomaron su muy ilegal break para tomar café, se empezó a ir cada cual por su lado. El amigo de Motro detiene a la patrulla original y le pregunta:
“Oficial, pero... dejo el carro ahí, que procede?
“Eh... Eso sería todo caballero, que pase buenas noches.”
“Pero-“
“No, ya hicimos lo que pudimos, se hicieron dos rondas y no se encontró al sujeto, así que lo que falta es que hagamos la querella y ya”
Brutos nos quedamos con la ineficiencia de la Policía, especialmente, con unos oficiales que aceptaron haber reconocido al sujeto culpable y se negaron buscarlo. Este tipo de cosas sólo ocurren en un solo lugar, en Puerto Bestial.

3 comentarios:

Pik dijo...

bueeeeeeno,,,sabiendo que viven en Puerto Bestial,,a quién se le ocurre dejar todas esas cosas de valor en el carro, principalmente cuando saben que lo andan velando? duh,,,,,

Motro dijo...

uh-huh....

>>Maleante de Cartón dijo...

Esos chorro e' cabrones fuckin barrigones de mierda, ya me encojoné!.