20 julio 2012

LA MDC en el sex shop.

Hola, si si si todavía sigo trabajando en el sex shop ... también hacía rato que no escribía. Pero nada, todo bien.

(En portada: Maleante de Cartón (en el centro) y detrás de ella el corillo Bestial junto a las sidekicks Las Rampleteras Sandungueras tirando la pose)


En mi trabajo pues todo tranquilo, vendiendo mucho como se tiene que hacer y más o menos las cosas desde ahí no han cambiado mucho. Somos los número uno podrán ver sex shop como nosotros pero que igualen nuestros números de venta ninguno, Lo sé me acabo de dar senda patá pero así es. De noche es cuando más gente extraña y personajes entran ... algunos compran porque de ahí lo siguen pal motel, los que alquilan, las parejitas amateurs en busca de algo que les reviva la pasión, las pendejitas que van a comprar con las pendejitas amiguitas, las dueñas de la noche quienes van a comprar botas, zapatos, ropita bondage, etc, etc, y luego los que van sólo a bellaquear con las caratulas de las peliculas agh! que me dan un asco cabrón pues siempre hay algún tipo sobándose la entrepierna.

Aunque hay algunos días--y no son los que cuando estoy en PMS--que lo único que quisiera es mandar a todo el mundo al carajo, gritarle a los chorro de cabrones que están en el pasillo de alquíler que son unos puercos asquerosos mal paridos hijos de su gran putísima madre y un par de improperios más, ponchar e irme. Mi compañera de trabajo dice que sólo es cuestión de tiempo, el que explote como siki-traki pero se equivoca porque aún así soy una buena persona, soy amable, me sonrío con todo el mundo y además soy atenta. También me disfruto mucho mi trabajo y definitivamente creo que nací para ayudar a la gente, esa es mi naturaleza. Ya sea a través de ayudar a las personas para con su arreglo personal o como tanto para vender artículos, productos y juguetes para disfrutar más el sexo. Si si si ya tengo mi ranchito asegurado en el cielo.

Como verás, son muchísimas y muchísimas historías ...Y una de estas noches no fue la excepción. Entra esta pareja de junkies[...] Ok, ok digamos que cerca de nuestra tienda se ubica un caserío bastante conocido en la zona metropolitana y para mí es muy tedioso el tener que bregar con esos casos, es decir, no me gusta parármele al lado a una persona demasiado obvia chequeando que no vaya a robar pues casi siempre--y pasa la mayoría--la persona se da cuenta y termina ofendida y mandándote pal carajo porque estás encima de él o ella porque crees que va robar propenso a que me jalte a galletas o me vele en el parking, etc, etc. Aunque el tipo pueda ser el más hijeputa de la comarca es su derecho 'a ver'. De verdad que eso me jode mucho pero es parte de mi trabajo estar ahí como un guardía velando cualquier suspiro. Entonces le digo al que está trabajando conmigo ese turno que mejor vaya y los atienda él, así que ni corto ni perezoso se dirigió a ellos muy cortéz. El tipo que a todas estas está como perdido no le hace caso y se dirige junto con su pareja hacia el área de los vibradores, entonces mi compañero de trabajo--pongámosle de nombre el hippie de cartón no no no esteee Fulano, si si Fulano el hippie de cartón--Fulano se va detrás de ellos y les alza un poco más la voz.

Fulano--Si, esteee buenas noches caballero, estaban buscando algo en específico?.

El tipo pone como que los ojos en blanco y respira profundo.

-- Mera, yo te vuá hablal claro ... Apenas tengo una semana que acabo e' salil de la calcel, estoy en tratamiento de metadona y ...

--Ajá, ajá [Ahora nervioso para que la otra tecata no se le pierda de vista] ...

-- ... y nose para pai, nose para y mano ejtá cabrón porque ya no se ni que hacel y tu sabe papi yo soy un tipo joven y lo que quiero es complacel a la nena. ¿Qué hay aquí pa' eso?.

La tecata le grita desde el otro pasillo.

--Mera, mijo no seas tan cafreeeee qué van a dicil ellos que tú eres un cafre.

[gritando]

--Cállate ya!, no seas pendeja ejto una tienda pa chichaera vamo' hablal claro. ¿Verdad, caballo?. Ahhh chocala ahí. Ej que tu sabe, papi que ellas lo que le gustan es que tu las tengas ahí [Ahg!, asco. En este momento se pone hacer la forma como si lo estuviese haciendo a alguien]tra, tra, tra ... Ahh caballo, tu sabe de ejto ... tabla puí pa' bajo!. Jajajaja.

[risita nerviosa]

--Jejeje, puej' papi Rize contigo.

--Ahh, viste el hombre aquí sabe de lo que está hablando, caballo.

Entre nosotros le explicamos el funcionamientos de las pastillas y cómo es que se utiliza. Ambos, la pareja quedaron satisfechos y contrario a lo que nosotros pensábamos--que a lo mejor se llevarían media tienda para luego ir lo a vender al caserío--hicieron una comprita bastante chévere.

Al cabo una semana regresaron para darle las gracias a Fulano que bien contento les dijo que se alegraba un montón de haber podido ayudarles y ellos también bastantes conteeeentos le dijeron que cualquier cosa que le pasara al carro de él en el 'palkin' que ellos mismos iban a buscar la persona en el caserío y se encargarían pues habían recibido confidencias de que le iban a chavar el carro. Se le borró la sonrisa a Fulano porque ya le tenían el ojo echao al carro.

2 comentarios:

Boricua En La Luna dijo...

LOL!!!!!!!! Despues que uno se gana a alguien del caserio o a los junkies es lo mejor por que a la verdad que hay unos que te velan el carro bien chevere siempre y cuando tu le heches la mano.

Muy buen relato! japi niu yeal!

Pik dijo...

jaja,,yo ustedes empezaba a darles a los tecatos preferidos muestras gratis, para mantenerlos contentos.